By Getin.

Existen indicadores básicos que cada retailer debe monitorear: ventas, inventarios y gastos, estos sólo te podrán dar noción sobre una parte del contexto real en el que vive tu negocio.

Son pocos los casos de marcas que logran tener éxito sin medición, pero incluso hoy no es suficiente saber sólo las métricas básicas, cada tomador de decisiones en una tienda debe contemplar en su análisis indicadores que contemplen el tráfico de personas.

El ingresar ventas constantes a tu negocio no implica que tu tienda esté potencializando sus ventas al máximo y aquí radica la importancia de conocer los indicadores adecuados para mantener un crecimiento constante y establecer metas reales.

Estos son los tres indicadores imprescindibles que debes sumar a tu análisis:

¿Sabes cuánto dinero dejó de vender la tienda?
Ya sabes cuánto dinero ingresó a tu tienda, pero lo que no sabes es cuántos clientes potenciales que visitaron tu tienda no compraron. Conociendo esta cifra puedes dimensionar el potencial de venta que puede llegar a tener la tienda y sobre eso poner metas o bonos que te hagan alcanzarlo.

Conversión de compra: ¿Cuánta gente de la que entró compró?
Monitorear esta métrica y conocer su comportamiento te dará un parámetro sobre el desempeño de tus vendedores, entre más alto sea el porcentaje de conversión, más personas que visitan tu tienda terminan haciendo una compra.

Atracción: ¿Cuánta gente de la que pasa por afuera de tu tienda entra?
Con este parámetro podrás conocer la importancia que tiene tu ubicación en un espacio comercial y el impacto que genera la vitrina, si estos dos factores son atractivos tendrás un porcentaje alto de visitas a tu tienda, de lo contrario deberás replantear tu estrategia para captar clientes.

Realiza un análisis de estos indicadores en conjunto con los que usas y podrás tener un diagnóstico más certero y así saber si tu tienda está sana o enferma.