By Rodrigo Tavira | Comercial Team

De acuerdo con la previsión de crecimiento del PIB para 2020, los ingresos presentaron una baja de -2.8% interanual, partiendo desde un -0.2% anteriormente pronosticado. Lo anterior causado por el gran deterioro de la demanda económica, así como de las condiciones financieras en general dentro del país.

La contracción resultante en el consumo afectará notablemente los ingresos fiscales en  México, mientras que la caída en los precios mundiales del petróleo contraerán los ingresos generados por Pemex.

Los pronósticos para el crecimiento generalizado de los ingresos del gobierno se han modificado a –3.6% interanual en 2020, en comparación al 3.6% pronosticado anteriormente.

Se espera que los gastos del gobierno aumenten en los próximos trimestres, aunque las perspectivas están un tanto nubladas. A diferencia de las principales economías de América Latina, el gobierno federal de México aún no ha anunciado algún programa o paquete de estímulos fiscales.

Hasta ahora el gobierno federal ha descartado implementar medidas o reducciones de impuestos para el apoyo hacia las empresas, además de que el presidente ha recalcado que su administración sigue comprometida con el objetivo fiscal de generar un superávit primario de 1.0%.

Esta postura es insostenible debido a que el pronóstico de -2.8% de crecimiento es sumamente optimista, esto considerando que en las próximas semanas habrá impactos sustanciales en la oferta y demanda de empleos. 

Hasta el momento el presidente ha enfatizado que cualquier política se centrará en el gasto social para los ciudadanos de bajos ingresos, sin contemplar incentivos para corporaciones o inversión en infraestructura más allá de el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya y Refinería Dos Bocas.

Se pronostica que el gasto público aumente 7,0% interanual en 2020, contra el 3,5% que presentó en 2019. A la falta de una política oficial, se han comparado las expectativas de gasto basadas en paquetes anunciados hasta ahora en otros países latinoamericanos como Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú. Este pronóstico probablemente se verá modificado significativamente a medida que salgan más noticias en los próximos meses.

Las reformas fiscales pueden ser necesarias para abordar la crisis interna en México durante los próximos trimestres. México recauda sólo el 21.7% del PIB en ingresos fiscales, lo cual está por debajo del promedio para América Latina, esto limita el estímulo del crecimiento.

Las industrias más afectadas por la pandemia en China son el sector manufacturero, la venta en mayoreo, retail y agricultura. Se prevé que esta situación pueda ser un espejo para México, ya que la cuarentena, el desabastecimiento de materia prima y componentes de importación han ido afectando paulatinamente a estos sectores, por lo que es de suma importancia que trabajemos en conjunto para tomar las medidas y acciones necesarias para mitigar la crisis.

Fuentes: